Suscribirse a nuestro feed RSS Nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Añádenos a un circulo en Google+ síguenos en Instagram

lunes, 27 de diciembre de 2010

Black Swan

La última película de Darren Aronofsky llega al cine aclamada por la crítica y con grandes expectativas de premios.

Darren Aronofsky es un director de películas conceptuales. Hasta ahora ha dirigido películas de bajo presupuesto pero de temas profundos y muy intensos. En su haber tiene PI, una película muy interesante acerca de la paranoia de un matemático que ha descubierto un número que le permite conocer el futuro; Requiem For a Dream, un filme que explora la adicción y el espiral de caos y destrucción en la vida de los adictos; The Fountain, una película muy instrospectiva acerca de la inmortalidad y como dejar partir a los seres amados; The Wrestler, la muy venerada película de un luchador de lucha libre que vive atrapado en la gloria del pasado y ahora nos presenta Black Swan, un drama sicológico que muestra la locura y la pasión para lograr una interpretación fuera de todos los límites.

Black Swan narra la historia de Nina que ha sido seleccionada para protagonizar el Lago de los Cisnes de Tchaikovsky. Nina, interpretada por Natalie Portman, enfrenta el problema de bailar tanto como el cisne blanco, que debe ser puro e inocente, como al cisne negro, que debe ser sensual y provocativo. Ella, obsesionada con el estilo y la técnica, está sufriendo para dar sentimientos carnales a su interpretación, y su desesperación se hila con la locura, con la bulimia, con la esquizofrenia y la belleza.

La película es genialmente hermosa. Con aires de documental en algunas escenas y con gran atención al baile y a la pureza de las líneas del ballet, Natalie Portman logra transmitir una fragilidad increíble. Su papel es excelente y más aún porque, aún cuando la película tiene más personajes, ella tiene el peso en los hombros de toda la trama. Ella carga la responsabilidad de bailar con técnica y con pasión. Ella carga el miedo y la ilusión. Ella es la película.

No quiero contar más, solo quiero decir que, al terminar, la emoción que Darren Aronofsky logra transmitir a través de su prima ballerina Natalie Portman es muy intensa y conmovedora. Escalofriante si se prefiere. Esta es, definitivamente, la mejor película de Darren Aronofsky, que quiso hacer de Black Swan una exploración de la interpretación de un arte por una artista atormentada. Me pregunto si Darren sufre lo mismo cuando hace una película, pues todos sus personajes siempre caminan al borde de la locura.

Lo mejor: Natalie Portman. Desde cualquier punto de vista.

Lo más interesante: la transformación de Nina. Cuando la veas, entenderás que quiero decir. Y el final revelador. Todo toma sentido en la última frase.

Mi calificación: 9 de 10. Es Genial.

sábado, 18 de diciembre de 2010

The Social Network (La Red Social)

La nueva película de David Fincher nos relata la historia de como Mark Zuckerberg creó y fundó Facebook y los conflictos personales que ello ocasionó, en una de las películas más alabadas por la crítica.

El tema de la amistad es un tema muy sensible para mi. Tal vez porque quiero a mis amigos con una profundidad especial. Aunque ya no creo en dios, siempre utilizo la frase de San Agustín “un amigo es la mitad del alma”. David Fincher, que en el pasado dirigió The Curious Case of Benjamin Button y Fight Club, esta vez intentó profundizar en el tema de la amistad y el dinero. Aclaro que haré algunos spoilers sin intentar dañar la experiencia de la película. Estás advertido.

Tengo que decir que creo profundamente que la película “The Social Network” es una obra de ficción, inspirada (lejanamente) por los hechos reales, sin embargo creo que eso no es algo malo para una película: todas las películas son obras ficticias. Estoy seguro que los eventos que se narran en la película no fueron como Fincher los narró pero eso no me molesta. Todo lo contrario. Fincher intenta contar el impacto en la vida de Zuckerberg por la creación de Facebook y sus motivaciones.

El Mark Zuckerberg de Fincher es un ser con pocas habilidades sociales. Su manera de interactuar con la gente es arcaica, defectuosa, grosera. Sin embargo, Eduardo Saverin es su mejor amigo, y en su relación ambos han hecho concesiones en orden de una amistad agradable. Saverin acepta las excentricidades de Zuckerberg y éste acepta su superioridad social. Y en medio de esto, Zuckerberg toma inspiración de sus propias desgracias y de las ideas de los demás para analizar la interacción social de los seres humanos. No me malinterpretes, Zuckerberg conoce a la sociedad humana, solo que parece que no está en capacidad de seguir sus reglas. En este contexto crea Facebook.

Sin embargo la película no trata de como se crea Facebook, sino como Zuckerberg es arrastrado por esta creación a una red de traición justificada. Víctima de la manipulación de Sean Parker (el creador de Napster), Zuckerberg termina oponiéndose a Saverin en una traición que más allá del dinero lo lleva a la soledad. Y este tema es donde me comprometo fielmente: yo no sería capaz de hacer algo así. Zuckerberg creó facebook para impresionar a una mujer, y en la creación de facebook alejó a sus amigos. El dueño de la página web que fomenta a la amistad es un perdedor social, con demasiado dinero que no puede comprar lo que desea.

La película, narrada de manera no lineal, nos lleva de las intervenciones legales de las demandas a las que Zuckerberg fue sometido hasta los eventos que explican dichas demandas. Una narración muy interesante para una historia que tal vez es simple pero profunda. Y las actuaciones son brillantes. Jesse Eisenberg en el papel de Mark Zuckerberg, Andrew Garfield como Eduardo Saverin y Justin Timberlake como el parrandero adicto Sean Parker realmente lograron transmitir todas las emociones delicadas con las que lidiaban sus personajes. Muy impresionante de una película que no debería ser tan impresionante.

Fincher, lo lograste. Aunque mi candidata para el oscar es Inception, acepto que The Social Network es una gran película, muy impactante para mi propia naturaleza, y que merece grandes reconocimientos. Si Inception pierde, que sea ante tal creación.

Lo mejor: La escena del final de la película. Tantos millones de dólares que no valen nada.

Lo peor: la traición. Me tocó profundamente.

Lo mas interesante: las actuaciones. Todas brillantes.

Mi calificación: 8 de 10.

Tron Legacy (Tron, el Legado)

Tron Legacy, la segunda entrega de una “saga” que se inició hace más de 28 años, fue estrenada sin penas ni glorias.

Tron, la versión de 1982, cuenta la historia de Kevin Flynn, un ingeniero en informática y diseñador de juegos de arcade, que en un accidente científico es transferido al mundo digital dentro de una supercomputadora. En esta versión, Flynn, interpretado por Jeff Bridges, tiene que lidiar con el “control maestro”, la versión digital del Sauron del Señor de los Anillos. El objetivo de Flynn es que un programa llamado Tron, diseñado por uno de sus amigos, logre penetrar en las defensas del Control Maestro de manera que pierda su creatividad para el mal y se convierta en un programa dócil y servicial. Tron es capaz de muchas cosas, pero Flynn es un verdadero dios, ya que, al provenir del mundo real, es trasladado con sus dotes de superusuario, pudiendo editar y doblar las instrucciones de la computadora desde dentro. Es decir, Flynn es un Gandalf digital y Tron debe llevar su disco (o el anillo) hasta dentro del control maestro para poder desactivarlo. No era una historia muy original, ¿no?. Un trailer creado por la comunidad de la versión de 1982

Bueno, vi esta versión de Tron cuando era niño. Nací en 1979 y la ví cuando tenía como 8 años. Comprenderás que no había muchos efectos especiales en esa época, me acababan de comprar mi primera computadora y parecía un logro muy grande, en 1987, ver animación de este tipo. En esa época, todo el mundo quería ver que se había usado una computadora en algún lugar, nadie quería ver realismo, se necesitaba que las imágenes generadas fueran ficticias. El mundo cambió, las computadoras avanzaron tanto que tengo varias en mi casa y a pesar de su elevado costo en la economía devaluada de mi país, uno puede pensar en comprar una nueva sin vender la anterior (que cuando estan viejas son prácticamente invendibles).

A man reaching to catch a disc, embraced by a woman28 años después de este Tron (que estamos claros que solo sirve por su visión novedosa del concepto de los efectos especiales), viene la película de la que estoy hablando en este post: Tron Legacy. Realmente decepcionante en la trama, y más aún cuando se sabe que puede hacerse prácticamente cualquier cosa en una película usando una computadora (y si no, vuelve a ver Avatar y me dices). No vale la pena ni siquiera intentar contarla, es más una experiencia visual. La historia es tan caótica y sin sentido que perderé mi tiempo intentándola relatar.

Tron apuntó sobre la fórmula conocida de la primera parte. Aventurados solo en mostrar mejores efectos especiales y de 3D, esta versión tomó todo lo que se ha hecho hasta ahora en las películas de ciencia ficción, las licuó en una licuadora no muy potente y le agregó treinta o cuarenta clichés del cine de alto presupuesto para crear una versión que deja ver sus partes constitutivas: escenas que hacen recordar a The Matrix Revolutions, a Star Wars (en cualquiera de sus desgastadas partes), al Señor de los Anillos y los ejercitos multitudinarios, a las Crónicas de Narnia y a cualquiera otra película de fantasía que puedas recordar. Solo puedo decir que una de sus fortalezas más grandes es un papel representado por Michael Sheen (el polifacético jefe de los hombres lobo en Underworld y sus secuencias y el entrevistador Frost en Frost/Nixon entre otras) que lamentablemente tiene demasiadas semejanzas al Merovingio de The Matrix. Esta película divaga en una historia floja decorada con escenas de acción, peleas y muchos efectos de visión sorprendentes. Sin embargo, no todo es tan bueno. Intentaron rejuvenecer a Jeff Bridges, algo que ya se había hecho de manera excelente con Brad Pitt en Benjamin Button, pero esta vez les quedó plástico, ficticio y con un aire a personaje de un juego de video que no pude soportar. Realmente me pareció un error imperdonable. ¿Recuerdas a Arnold Schwartzenegger en Terminator Salvation?, eso sí valió la pena verlo. Esto me desesperó enormemente.

Lo mejor: el concepto visual, obvio, no?

Lo peor: la trama. Asquerosa. Y las referencias a otras películas que ni siquiera intentaron disimular. Ni siquiera ejecutaron bien las referencias a la primera versión.

Lo más interesante: El papel de Michael Sheen. Muy andrógino. Muy polifacético.

Un detalle interesante: Cillian Murphy tiene un papel corto, y no aparece en los créditos.

Mi puntuación: 4 de 10.

Te dejo el trailer de esta nueva versión.