Suscribirse a nuestro feed RSS Nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Añádenos a un circulo en Google+ síguenos en Instagram

domingo, 23 de febrero de 2014

Saving Mr. Banks (El sueño de Disney)

 

Primero resolveré el elefante en la habitación: la traducción del nombre de la película al español es absurda, comercializadora y simplificadora. Ojalá los cines y compañías en Latinoamérica no se sintieran en la necesidad de llevar a la gente al cine usando palabras convencionales y confiaran en el espectador en vez de subestimarlo. Aquí agitan el nombre “Disney” para hacer que la “familia” se vuelque al cine a ver esta película. Siempre que veo una traducción tan mediocre como esta pienso en el uso de las palabras “Total”, “Fatal”, “Mortal”, “Final”, “Ultimo”, “infernal” que combinadas en formas inconcebibles sirvieron para traducir todos los títulos de películas de acción y terror en los ochentas.

Saving Mr. Banks es una película que me conmovió especialmente porque llegó, desde el primer instante en la primera escena, hasta mi niñez. Las películas de Disney tienen ese efecto en mucha gente, y esta trata, especialmente, de Mary Poppins que cumple en el año 2014 cincuenta años de haber sido filmada, pero gracias a la magia del VHS y de las repeticiones por televisión, la vi por primera vez en 1987. “Supercalifragilisticoespialidoso” competía con mis compañeros de escuela a ver quien podía decirlo bien, porque Mary Poppins fue de esas películas que vi tantas veces que me aprendí los diálogos y que, como todo niño, con el pasar de los años, dejé atrás. Nunca olvidé a Mary Poppins, ni lo que aprendí de esa película, por supuesto.

Saving Mr. Banks Theatrical Poster.jpgSaving Mr. Banks trata de la escritora de los libros de Mary Poppins, P.L. Travers y la relación con Disney cuando, por motivos económicos, se ve “forzada” a vender los derechos para que hagan una película. Esta “batalla” documentada en grabaciones, muestra la resistencia de Travers de vender a su personaje de fantasía debido a la cercanía emocional que siente con la historia que creó: simplemente Mary Poppins es un símbolo de su pasado y su dolor de la infancia, y no quiere que alguien más la profane. La película narra el “presente” de Travers con Disney, pero también ocurre en su mente, en sus recuerdos, en el pasado que ella intenta corregir. Es por eso que el título es importante en la película, porque el padre de los niños que cuida Mary Poppins es Mr. Banks, y la intención de Poppins debe ser salvarlo a él, y en su salvación, corregir el pasado real de Travers una y otra vez,aunque ella sabe que no puede ser corregido. 

Travers, interpretada por Emma Thompson, es una mujer muy disciplinada y seria, dura en el trato y en el carácter. A la vez, un conjunto de emociones vibran en su interior que siempre intenta mantener ocultas y nunca dejar escapar, pero que la acompañan en cada instante. Esa dualidad de estado y el bagaje de recuerdos de Travers fueron atrapados por la interpretación de Thompson con un compromiso formal por darle honor a esta curiosa mujer. Una película con toques agradables de comedia y mucha nostalgia, casi todas en el papel de Thompson. Disney, en cambio, es un empresario, revivido por Tom Hanks que lo interpreta perfectamente, y que trae sus múltiples dimensiones a la película enriqueciendo la interacción entre Travers y Disney.

La película descifra a Travers, sus demonios personales y su infancia y como ellos dieron lugar a Mary Poppins, pero tambien intenta explicar por qué Mary Poppins es tan importante para ella y para Disney, que intentó llevar al cine a este personaje durante más de veinte años. Es una película de regresión a la infancia. Es una película que seguramente hará eco en tu corazón si recuerdas a Mary Poppins, y a Mr. Banks y los céntimos de pan y a los deshollinadores, sin embargo, no creo que tenga la misma profundidad emocional si nunca has visto a Mary Poppins. Es una obra que, explicando el pasado, fortalece a esa gran heroína de la infancia del mundo que es Mary Poppins y al compromiso que Disney tuvo para hacerle honor a su significado. No me atreveré a calificarla porque el niño que fui no pensaba en notas o calificaciones. Solo diré que escuchar su música reinterpretada en piano como baladas es a la vez melancólico y alegre. Esta película es toda una experiencia.