Suscribirse a nuestro feed RSS Nuestra página en Facebook Síguenos en Twitter Añádenos a un circulo en Google+ síguenos en Instagram

sábado, 22 de febrero de 2014

The Wolf of Wall Street (El lobo de Wall Street)

 

La mejor manera de tratar el tema de la codicia y la corrupción asociada al dinero, para Martin Scorsese, fue elegir el género de la comedia. No es una elección muy humanitaria, me temo, porque las víctimas de los esquemas de estafas nunca están muy felices con la ruina a la que son sometidos por los responsables de tales acciones. Sin embargo, como describe Scorsese, muy pocas veces están, estos responsables, arrepentidos de haber estafado. Es más, entiendo que ellos esperan vivir para siempre sin ser atrapados, rodeados de abogados y viendo los orificios de las leyes que los persiguen.

A man in a suit with a big smile on his face. Behind him a chaotic office scene.En este contexto aparece Leonardo Di Caprio como Jordan Belfort, un corredor de bolsa de Wall Street que recurre a las drogas, el alcohol y una vida bastante caótica y llena de excesos como resultado de la increíble riqueza que amaza en poco tiempo. Rodeado de sus amigos y socios, hace millonarios a muchos a través de una moral cuestionable y recurriendo a delitos increíbles. Leonardo Di Caprio interpreta genialmente a este personaje insaciable y de baja calaña con gustos exóticos. La película es genial, no se confundan, y sus personajes son divertidos y uno termina encariñándose con ellos, sin embargo ese cariño es cuestionable porque pedir la victoria de tales seres es condenar a la humanidad menos ambiciosa. La película está llena de interpretaciones personales de los eventos reales ocurridos (y su comparación, lo que lleva a los mejores momentos de comedia en este filme) y tiene un ritmo y una trama que hacen olvidar que su duración es de casi tres horas.

Scorsese con esta película, siguiente a Hugo, logra demostrar que es un experto director, que puede atacar casi cualquier género de manera excelente. Esta película es distante en narración y trama a Pandillas de New York, Los Infiltrados, La Isla Siniestra y todas las anteriores que ha producido y dirigido, y en cada una de ellas ha tenido control sobre la narración, la fotografía, el tono y el producto en general que busca. El Lobo de Wall Street tiene, increíblemente, momentos muy cautivadores, personajes muy llamativos, y situaciones excelentes y divertidas. Considero que aunque todos los actores son geniales, el personaje de tía Emma es el más interesante que he visto en muchos años en el cine, con dimensiones increíbles a pesar de los pocos minutos que pasa en escena.

En definitiva, El Lobo de Wall Street es una película cautivadora, satírica y muy divertida que recurre al sexo, drogas y delitos para narrar la vida cuestionable de quienes destruyen a la sociedad.  Solo le critico que Leonardo Di Caprio se ve muy viejo para la edad sugerida en la película entre 22 y 27 años.

Lo mejor: La escena del cierre. Una escena sugerente y milimétricamente planeada, capaz de conmover y demostrar el magnetismo de su protagonista.

Mi calificación: 16 de 20. Es una de las mejores películas de este año, aunque entiendo que no es para todos los gustos.